KATH WESTON

Universidad de Edimburgo, Reino Unido

 

Weston speaker photo 400px

 

 

ETNOGRAFÍA CONTRAFACTUAL:

IMAGINAR LO QUE IMPLICA VIVIR DE OTRA FORMA

 

Desde la emergencia del concepto de hecho en la historia legal europea moderna y su migración al dominio de la ciencia, nunca ha llamado tanto la atención el hecho, en su sentido categórico, ni suscitado tanta controversia. Los titulares de noticias están de luto por la muerte del razonamiento basado en el hecho y se preocupan por la proliferación de los tecnológicamente manipulados “ultrafalsos”, esas imágenes alteradas de tal manera que se confunden con las originales. Los académicos crean charlas sobre “la invención del hecho” para proporcional el contexto del cambio de circunstancias políticas. Al mismo tiempo, las narrativas contrafactuales han ganado importancia como formas de imaginar lo que supondría vivir de manera diferente en un mundo marcado por la profunda desigualdad y la crisis ecológica. Lasq narrativas contrafactuales del tipo “qué hubiera pasado si” consideran caminos que no se tomaron: ¿Cómo podrían o hubieran sido las cosas de haber sucedido de otra forma, “qué hubiera pasado si” X hubiese hecho Y o si Z nunca hubiera ocurrido? Supongamos que el conquistador Hernán Cortés nunca hubiese nacido. ¿Qué habría pasado? Imaginemos que la electricidad generada localmente con corriente continua hubiera triunfado sobre la generada centralmente con corriente alterna y si todos los barcos de carga funcionaran con velas solares. ¿Cómo sería el mundo ahora? La historia, la filosofía y la literatura han jugado en los campos del contrafactualismo con el objetivo de desnaturalizar los acuerdos sociales contemporáneos. Es incluso más chocante que la antropología, que ha impulsado tantas formas de etnografía experimental y ha hecho de la desnaturalización su territorio, apenas ha participado ni en la generación ni en el análisis de escenarios contrafactuales. ¿Por qué debiera de ser así? ¿Es simplemente porque la antropología siempre ha basado su obra en remarcar la diversidad que emerge de las capacidades universales compartidas por los seres humanos, y por eso no necesita recurrir a los escenarios del “qué hubiera pasado si” con el fin de desnaturalizarlos o es por algo más? En una era de antropología comprometida, puede la etnografía contrafactual contribuir a los cambios que mucha gente espera ver en el mundo. Y si es así, ¿Cómo sería una etnografía contrafactual?

ARIESRESOL  

 Logo AIBR

 

   POTSDAM

 

 

 

 

botonevaluadores.jpg

 

 

ANTERIORES